Entradas

Sin duda, Cataluña tiene una gran cantidad de lugares que vale la pena visitar, de todo tipo y para todos los gustos. Rupit y Pruit es uno de ellos; este pequeño pueblo, situado en la comarca de Osona, tiene un encanto muy especial.

Se trata de un pueblecito de aire medieval, que está formado por dos núcleos urbanos: Rupit y Pruit. Estos dos pueblos estaban constituidos de forma independiente, hasta que se unificaron en el 1977. Rupit y Pruit cuenta con una superficie de 47,8 km y una población de 279 habitantes (datos de 2018), por lo que es realmente un pueblecito muy pequeño.

Se encuentra a unos 108 km desde Barcelona, por lo que es una muy buena opción para visitar en un fin de semana. A continuación, te contamos los principales puntos de interés. ¡No te los pierdas!

Qué ver en Rupit y Pruit

Antes de empezar con nuestra lista de recomendaciones, te recordamos que no se puede acceder al centro de Rupit y Pruit en coche, hay que dejarlo en un parking que hay en la entrada del pueblo. Lo mejor es ir pronto, para asegurarse el poder aparcar.

1. Casco antiguo

Perderse por el centro del pueblo, totalmente construido en piedra, para descubrir pequeños rincones, es uno de los encantos de pasear por Rupit y Pruit. Destaca en especial la Calle del Fossar, una de las principales.

Además, es una gran ocasión para comprar productos artesanales en los pequeños establecimientos que encontrarás en el pueblo.

2. Puente colgante

Podemos cruzar el río que pasa por Rupit y Pruit caminando a lo largo de su puente colgante, uno de los puntos más atractivos y llamativos. Mientras cruzamos el puente, especialmente a mitad de camino, podremos notar sin duda el balanceo de la construcción.

También se puede cruzar por unas pequeñas escaleras que se encuentran al lado del puente, en uno de los laterales, desde donde podremos sacar algunas fotografías muy interesantes.

rupit puente colgante

Imagen: 101lugaresincreibles.com

3. Restos del castillo e iglesias

El castillo de Rupit se encuentra en ruinas y no se puede visitar, pero se pueden ver sus restos desde el pueblo. También podemos encontrar diferentes iglesias de origen románico, tanto en el centro del pueblo, como algunas más alejadas.

4. Salt de Sallent

Si te apetece conocer los alrededores y caminar por la montaña, te recomendamos hacer la ruta que lleva al Salt de Sallent. Desde el pueblo, son unos 6 km en total, 3 km de ida y 3 km de vuelta. El hermoso paisaje y el salto de agua que encontrarás al final, valen la pena.

¿Qué te ha parecido? ¿Te animas a visitar Rupit y Pruit?


Imágenes: 101lugaresincreibles.com, escapadarural.com