Entradas

Si ya has estado en Girona, te habrás dado cuenta de que tiene un encanto especial. Esta ciudad, situada a unos 100 km de Barcelona, es uno de los lugares imprescindibles a visitar en la Comunidad Autónoma de Cataluña.

Paseando por el casco antiguo de Girona, puedes sentir la sensación de estar en un escenario de película o de serie. Y, la verdad, es que sí que estás en un escenario de serie, ya que aquí se han rodado diferentes escenas de Juego de Tronos. Sus callejuelas, sus tramos de escaleras pronunciadas y la catedral, han sido el escenario perfecto para recrear el ambiente.

Sin duda, te recomendamos una escapada de fin de semana para conocer más a fondo la ciudad y su historia. A continuación, te detallamos los puntos clave que no te puedes perder. ¡Toma nota!

Qué ver en Girona en dos días

1. Catedral de Girona

La catedral es, sin duda, uno de los símbolos de la ciudad. Su construcción, más elevada que el resto de casas o edificios de la zona, le proporcionan un protagonismo notable. De estilo gótico y románico, la catedral se empezó a construir en el siglo XI. Como dato curioso, comentaros que esta catedral tiene una nave gótica de 22,98 metros, la más ancha del mundo.

catedral de girona

2. Casco antiguo

Perderse por las callejuelas del casco antiguo de la ciudad es un imprescindible. Puedes descubrir calles muy curiosas, pequeñas, estrechas, incluso con algunos tramos de escaleras. También te recomendamos caminar por el Paseo de la Muralla, desde donde podrás disfrutar de unas bonitas vistas de la ciudad.

girona casco antiguo

3. Puente de Isabel II

Este puente es el único construido en piedra que podrás encontrar en la ciudad de Girona. Es por este motivo que se le conoce más como el “Puente de Piedra”.

4. Puente de les Peixeteries Velles

Si quieres conseguir una vista de Girona digna de fotografía, no puedes perderte las vistas que te ofrece este puente: el río, con las casas coloridas a ambos lados y la catedral al fondo. Este puente, más conocido como el “Puente de Hierro”, se diseñó en el taller de Gustave Eiffel; es el mismo que, diez años más tarde, construyó la Torre Eiffel. No tendrás ningún problema en reconocer este puente, ya que su estructura de hierro, pintada en rojo, destaca en el entorno.

girona puente de hierro

 

¿Qué te ha parecido Girona, te animas a descubrirla? Si ya la has visitado, ¡cuéntanos tu experiencia!