Te contamos qué hacer en Cardona, un pueblecito de aire medieval, reconocido por sus minas de sal y su castillo que es conocido por su fortaleza medieval más importante de toda Catalunya.

Sin duda, Cataluña tiene una gran cantidad de rincones que vale la pena visitar, de todo tipo y para todos los gustos. Cardona sin duda es uno de ellos; y es que este pequeño pueblo, localidad situada situado en la comarca del Bages, tiene un encanto muy especial.

Se trata de un pueblo de aire medieval, que está formado por dos principales atracciones (el Castillo y las Minas de sal de Cardona). Se encuentra a situada a poco más de una hora desde Barcelona, por lo que es una muy buena opción para visitar en un fin de semana. A continuación, te contamos los principales puntos de interés. ¡No te los pierdas!

 

Qué ver en Cardona:

Antes de empezar con nuestra lista de recomendaciones, recordad de reservar previamente por Internet las visitas guiadas que tengáis intención de hacer, ya que se trata de un lugar muy frecuentado por turistas y es posible que no queden plazas en el momento que lleguemos allí.

1. Castillo de Cardona

Actualmente, además de poder visitarlo, tienes la posibilidad de alojarte en él ya que allí se encuentra el hotel Parador de Cardona.  Durante la visita guiada, que empieza por la Torre de la Minyona, puedes visitar los puntos más interesantes del castillo, como sus patios de armas, el claustro y los baluartes de la muralla.

2. Minas de sal de Cardona

Es un lugar lleno de historia tanto geológica donde descubrirás en primera persona cómo era el proceso de extracción de este preciado mineral. La visita, tiene una duración aproximada de una hora y transcurre a pie llano por algunas de las galerías de la histórica mina.

3. El casco antiguo de Cardona

A nivel turístico lo más conocido de Cardona son las dos visitas de las que os hemos comentado anteriormente, pero no podéis abandonar Cardona sin antes visitar su bonito casco antiguo. Existe una opción, para los que quieran empaparse de la historia que encarna el pequeño pueblecito, al realizar una visita guiada por su casco antiguo.

 

Si quieres seguir enamorandote de la Cataluña más medieval, no te olvides de visitar el increíble pueblo de Rupit y Pruit.